Tatuaje facial maorí


Tatuajes Tribales / jueves, enero 11th, 2018

Significado del tatuaje facial maorí tradicional

En la cara se escribe la historia de la persona, de la familia y del pueblo. El tatuaje facial maorí divide la cara en secciones respetando un código común para que sea fácil de interpretar y que a simple vista se pudiera tener la información de una persona. Eso sí, de una clase social alta. En la cara se tatúa desde el origen al oficio, pasando por la firma, el linaje o la posición social en la tribu.

Nada era dejado al azar en el moko. Por eso es importante saber reconocer qué es lo que se tatúa en cada parte de la cara y qué significa cada tattoo.

El tatuaje facial maorí divide la cara en 8 secciones:

  • El centro de la frente, Ngakaipikirau, identifica el rango individual de la persona y el grado de descendencia de los dioses.
  • El área debajo de las cejas, Ngunga, designaba la posición social o el estatus heredado en primera o segunda línes de descendencia.
  • El área alrededor de los ojos y nariz, llamado Uirere, designaba a su hapu o el rango en la tribu y el linaje.
  • La zona de la sien, denominada Uma, establecia el estado civil actual, el número de matrimonios o el número de muejres que había tenido.
  • El área debajo de la nariz, Raurau, es el lugar donde se tatuaban la firma, utilizada en las compras de propiedades o para expedir órdenes. Los jefes de las tribus las memorizaban. Era como el actual documendo de identidad.
  • Las mejillas, Taiohou, mostraban el oficio o la ocupación de la persona, guerrero, senador, jefe de combate,…
  • La zona de la barbilla, Wairua, mostraba el prestigio personal. Es un tatuajefprecuente también en mujeres.
  • La mandíbula, Taitoto,  expresaba el estado de nacimiento, el linaje, la cuna.

El tatuaje facial maorí divide la cara en dos mitades.

Significado del tatuaje facial maorí
Tatuaje en la media cara correspondiente al padre

La ascendencia de cada persona se indicaba en ambos lados de la cara, siendo el lado izquierdo el reservado para la familia del padre y el derecho al de la madre.

Sólo les estaba permitido tener un moko a las personas procedentes de la nobleza o con una ascendencia digna. Hasta tal punto que si por una de las partes no había un rango suficiente, ese lado de la cara se quedaba vacío, si tatuar.

El tatuador también debía proceder de una familia de alto rango, o ser un heredero, y si no era así, la parte central de la frente, se dejaba también sin tatuar.

 

La identidad cultural de un pueblo

El pueblo maorí se ha preocupado por preservar su identidad cultural, y han resurgido tanto los diseños tradicionales de los tatuajes, como los métodos antiguos de hacerlos. Aunque durante un tiempo los hombres dejaron de hacerse estos tatuajes tradicionales, las mujeres siguieron llevándolos hasta muy entrado el siglo XX.

Ahora ha resurgido la moda y hombres y mujeres vuelven a escribir en su cara la historia de sus pueblos.